Emasa y la UMA firman un convenio de colaboración para monitorizar el virus SARS-CoV-2 en las aguas residuales
Un momento de la presentación del acuerdo en el Rectorado de la UMA. Universidad de Málaga

Emasa y la UMA firman un convenio de colaboración para monitorizar el virus SARS-CoV-2 en las aguas residuales

19 enero 2021 | Comunicación Emasa | Categoría: Noticias Emasa

Emasa y la Universidad de Málaga (UMA) han firmado un convenio de colaboración para el desarrollo e implantación de un programa de monitorización del SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19, en las aguas residuales de Málaga capital. El acuerdo se presentó hoy en un acto celebrado en el Rectorado de la Universidad y al que asistieron el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el rector de la UMA, José Ángel Narváez, la concejala de Sostenibilidad Medioambiental, Gemma del Corral, y miembros del equipo de investigación que participan en este proyecto.

La iniciativa se prolongará durante un año y tiene como objetivo la creación de un indicador para seguir la evolución de la pandemia en la ciudad y anticipar posibles rebrotes. El acuerdo contempla la recogida y el posterior análisis de una muestra semanal en las entradas de agua bruta de las Estaciones Depuradores de Aguas Residuales (EDAR) Guadalhorce y Peñón del Cuervo, así como en otros 16 puntos de la red de saneamiento, incluidas varias Estaciones de Bombeo de Aguas Residuales (EBAR).

Los trabajos, que ya se han iniciado, cuentan con un presupuesto de 30.000 euros que aporta Emasa, junto con el personal de sus servicios de Laboratorio, EBAR y Redes, además de los vehículos y materiales adecuados para la toma de muestras. Por su parte, la UMA contribuye con recursos humanos, material de laboratorio y gastos de infraestructuras científicas de sus Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación (SCAI) que ascienden a un importe equivalente a otros 30.000 euros.

 

El acuerdo prevé la formación de dos equipos de trabajo integrados por investigadores y técnicos de Emasa, y de la UMA. De esta forma, Emasa se encargará de coordinar las actividades de los departamentos que intervienen en el proyecto; del proceso de toma y entrega de muestras; de la recepción y revisión de los informes resultantes de los ensayos; y también de la distribución, presentación e incorporación de los resultados analíticos a una base de datos.

A su vez, la UMA se ocupará de la puesta a punto y validación del método de ensayo utilizado en las determinaciones analíticas; desarrollará nuevas metodologías de concentración de aguas residuales; establecerá estrategias de correlación entre los resultados de los ensayos y el estado epidemiológico en la ciudad; efectuará los análisis de las muestras; y elaborará los informes con los resultados de los análisis semanales en un plazo máximo de 72 horas.

La coordinación, seguimiento y evaluación de las actuaciones previstas en el marco de este acuerdo se llevarán a cabo mediante una comisión mixta liderada por responsables técnicos de Emasa y de la UMA. Los resultados obtenidos de las muestras se enviarán periódicamente a la Red Andaluza de Vigilancia de Aguas Residuales. Los resultados obtenidos de las muestras se enviarán periódicamente a la Red Andaluza de Vigilancia de Aguas Residuales para su uso como “indicador de alerta temprana” de la enfermedad.